El bloqueo creativo: ¿cómo superarlo?

Quienes amamos escribir y contar historias conocemos de cerca este temido mal que nos acecha. Sí, el bloqueo creativo, ese que impide que las ideas fluyan y te quedes a mitad del relato que tan bien parecía marchar.

Es cierto que hace mucho tiempo hable un poco del bloqueo de escritor aquí en el blog, pero en su momento no profundicé demasiado en el tema.

Muchos podrían pensar que abordo este tema porque acabo de enfrentar un bloqueo creativo y la verdad es que sí. Acabo de pasar por uno de los peores bloqueos de mi vida, justo cuando estaba alcanzando las 45 mil palabras de mi novela, me quedé en nada.

¿Qué ocurrió?

Al no poder avanzar empecé a odiar la historia. Quería buscar salidas, encontrar nuevos giros argumentales, la cuestión es que terminé por abrumarme.

Me presioné de tal manera que no existía posibilidad de que las palabras salieran de mi cabeza.

Este post es un poco personal, y lo digo porque la razón de mi bloqueo creativo era muy clara, estaba deprimida.

Sí, de un momento a otro volví a caer en un foso de amargura en el que me pasaba las noches en vela intentando conciliar el sueño. Dormía muy poco y durante el día estaba agotada.

Incluso aborrecía los libros que estaba leyendo.

Odiaba mis lecturas, sentía que no terminaba de enganchar, no conectaba con los personajes.

Toda esta presión se hizo insostenible al intentar enfrentar la página en blanco. Siempre he dicho que me considero una escritora de brújula, y al no tener demasiada planificación respecto a la novela era como ir a tientas sin encontrar ningún camino.

Aclarada la razón de mi  bloqueo, y quiero decir que las causas de algo así pueden ser infinitas, quiero hablar de las cosas que muchos me recomendaron para superarlo, también aclarar si me funcionaron o no.

Página en blanco

Muchos se niegan a creer que el bloqueo creativo o de escritor sea real. En mi caso ya te puedo decir que sí, me senté frente al ordenador, dispuesta a escribir un nuevo capítulo y estuve horas sin sacar nada de mi cabeza.

Todos podemos tener un mal día, pero esto fue a más, y en lugar de un día, me pasé casi una semana entera sin poder avanzar.

Me recomendaron fijarme objetivos e identificar el problema.

Eso es más fácil decirlo que hacerlo.

Yo conocía el problema, la cuestión era que necesitaba salir de él, no ahondar más en el tema.

También me recomendaron escribir palabras sin buscar darles un sentido. Esto me parecía una buena idea así que lo hice. Sí, me relajé un poco, pero al final seguía en el mismo punto de antes.

Me dijeron que buscara inspiración en otros, y creo que por esto empecé a odiar los libros que estaba leyendo, no había nada en esas historias que me inspiraran.

 

Que no cunda el pánico

Había detectado mi bloqueo creativo, ese era el paso más difícil. Así que tomando en cuenta que nada me estaba funcionando para salir del foso, decidí cambiar de estrategia.

Ignoré la novela, sí, era mejor dejarla de lado y concentrarme en otras cosas. Pero no es que la dejé por completo a un lado, empecé a trabajar con lluvias de ideas, a buscar esas ideas que se escondían en mi cabeza y que no querían salir.

Hice algo a lo que no estoy acostumbrada. Empecé a trazar líneas, buscar posibles giros, pensar en los personajes. Quería planificar la novela, aunque eso no me llevara a nada, quería trazar que posibles líneas a tomar una vez que estuviese a gusto para volver a escribir.

Y esto me resultó. Sé que puede parecer absurdo, pero el hecho de pensar que hacía algo solo por desarrollar ideas que con toda posibilidad no formarían parte de la trama, me ayudó a evaluar el punto en el que se encontraba la historia, y además tantear los posibles caminos por los que iba a transcurrir.

Trucos que ayudan a despejar la mente

Salir a caminar ayuda a relajarnos, a pensar menos y estar en contacto con otras cosas.

Esta es una de esas cosas que suelo hacer cuando no me salen las palabras. Por suerte vivo al lado de un parque enorme, y cuando estoy atascada en medio de un capítulo me voy con mi perra al parque. No te puedes hacer una idea de lo mucho que esto me ayuda a evadirme.

A continuación te dejo una lista con algunas actividades que me ayudan a seguir adelante cuando estoy bloqueada:

  • Tomar una ducha. En serio, el agua fría o caliente siempre es una excelente idea para relajarnos.
  • Leer algo que te apasione. Busca un género que te encante, o disfruta de leer a tu escritor favorito. Porque puede pasarte como a mí, que si leer algo que no despierte tus ideas, ni siquiera vas a disfrutar de la lectura.
  • Relájate. Busca otras actividades que te ayuden a desconectar, ir al cine, al teatro. Cualquier otra actividad será buena.

Hay algo que hago mucho y nunca he recomendado, y es que me paso por todos los foros de juego de rol.

Sí en serio, hay muchas páginas cargadas de información, si te gusta la fantasía y estos juegos te llaman la atención, no hay nada mejor que darse una vuelta y leer los artículos que cuelgan.

Si ya quieres llevarlo a otro nivel, puedes hacer como yo. Me compré un mazo de cartas magic y empecé a jugar (soy muy novata) y no te puedes imaginar lo mucho que me ayudó. No solo a distraerme, también a sacar ideas, eso de ver dragones, hechiceras, magos y jugar a los combates es ideal para sacar tu vena fantástica.

Olvida la autoexigencia extrema

En este punto soy toda una profesional. Me encanta exigirme todo al punto de quedar agotada. A veces olvidamos que somos humanos, nos concentramos en dar lo mejor y llevamos la exigencia a otro límite.

Relájate.

No te digo que no te exijas, pero sé consciente de que todo tiene un límite. Cuando sientas que estás llegando a ese punto del que no puedes salir, afloja un poco y permite descansos.

Si nunca has pasado por un bloqueo creativo te admiro. Si por el contrario, has sido víctima de las páginas en blanco, espero que estos trucos te sirvan para la próxima vez que te encuentres atascado con tu historia.

Y tú, ¿qué haces cuando enfrentas un bloqueo creativo? No olvides comentar y compartir tu opinión.

3 Razones por las que deberías leer Alcatraz contra los bibliotecarios malvados

 

Tenía mucho tiempo con ganas de hablar de estos libros aquí en el blog. No solo porque me encante Brandon Sanderson, también porque desde que leí la primera entrega de esta saga quedé maravillada ante una historia absolutamente original.

Alcatraz contra los bibliotecarios malvados es una saga que de momento consta de cuatro libros, creo que el quinto está por salir, y la tenemos de la mano del sello B de block de ediciones B.

La verdad es que con Sanderson no podía traer una reseña típica en la que solo contara mi opinión.

Tras conocer las aventuras de Alcatraz y haciendo honor a la originalidad de su autor, he decido traer 3 razones por las que no debes dejar pasar estos libros.

Así evito hacer spoilers de la continuación, y me baso en el primero para hablar de mi opinión, pero las razones hacen referencia a la saga entera.

Si te gustan los libros con sentido del humor, altas dosis de fantasía y aventuras inesperadas, estos libros son para ti.

Para empezar debo admitir que Brandon Sanderson me ha sorprendido con estos libros, es muy distinto a lo que estoy acostumbrada a leer de él. Aunque en un principio se me hacía raro leer un libro con un tono tan personal, tan enfocado al lector, a las pocas páginas me adentré por completo en la historia y disfruté con todo lo que nos plantea el autor.

Esta saga está pensada para un público infantil y juvenil por lo que no se me ha complicado imaginarla como una adaptación animada, además de que los libros tienen unas ilustraciones preciosas que ayudan a complementar la idea que tenías de los personajes o las situaciones a las que enfrentan.

 

¿De qué va esta historia?

Publicación: 2016

Editorial: Ediciones B – B de block

Género: Infantil-Juvenil / Fantástico

Sinopsis: En su decimotercer cumpleaños, el huérfano Alcatraz Smedry recibe un curioso paquete: una bolsa de arena, herencia de sus padres, que han desaparecido. La bolsa es robada de inmediato, y entonces Alcatraz comprende que no se trata de una arena cualquiera. Con ella, los Bibliotecarios Malvados que controlan en secreto algunos de los países más poderosos del mundo podrán controlar también algunos de los Reinos Libres.

Alcatraz y un grupo de chicos inusuales se convertirán en los encargados de luchar contra ellos y acabar con los Bibliotecarios de una vez por todas.

 

La historia se nos presenta con un prólogo de Brandon Sanderson al lector, con un tono personal y bastante jovial que hace que tu curiosidad pique por descubrir esa magia que el libro promete en sus páginas.

Con este inicio tan prometedor, Sanderson logró captar mi atención.

Alcatraz posee una extraña habilidad y es la de romperlo todo. Este punto en particular me resultaba curioso, por la vuelta inusual que da el autor a lo que puede considerarse como algo desafortunado y que en el fondo tal vez no lo es.

Sanderson nos presenta la historia del huérfano Alcatraz Smedry y seremos testigos del cambio que se produce en su vida al cumplir 13 años. Aquí empezarán a aparecer personajes particulares, y Alcatraz conocerá la diferencia entre las Tierras Libres y las Tierras Silenciadas, además de unos malvados personajes que no son tan inocentes como podríamos creer.

No voy a soltar más, solo te diré esas tres razones por las que considero no puedes dejar de leer Alcatraz contra los bibliotecarios malvados.

 

Narración original

Si hay algo que me gustó y que no suelo encontrar demasiado en los libros que leo, es una narración tan cercana al lector. La voz de Alcatraz nos contará su historia, nos llevará por sus aventuras y no dudará al momento de hacer acotaciones para que el lector termine de entender su pensamiento.

Alcatraz se presenta ante el lector dejando a un lado la leyenda que lleva su nombre. En pocas palabras te hace sentir parte de la historia, involucra al lector con las cosas que ocurren y en todo momento se expresa con un aire divertido y jovial.

El libro está repleto de comentarios singulares, los diálogos tienen ese toque de humor tan característico de la voz de Alcatraz.

En definitiva la manera en que nos presentan esta historia hace que te adentres de lleno en sus páginas y formes parte de la aventura.

 

Personajes divertidos

No solo por Alcatraz o su abuelo. El libro tiene personajes que ayudan a mantener el ritmo de la narración, cada uno es presentado por su singularidad y bajo la apreciación de su protagonista.

Algo que debo rescatar es la evolución de Alcatraz en los libros. Conforme avancemos en la historia veremos a un chico más seguro que aprende a controlar su talento.

A mí me ha gustado Alcatraz, desde un principio quiere dejar en claro que no es un héroe. No duda en asegurar que no es una buena persona y ya en este aspecto el autor me ganó. Esa forma tan peculiar de presentarse a sí mismo me ha encantado, quiere dejar claro al lector que puede que no sea lo que se espera de él.

 

Una edición preciosa

Ya sé que muchos me dirán que no se puede juzgar un libro por su portada. Cierto, no voy a quitarte razón en este aspecto, lo único que creo que puedo añadir, es que si el contenido del libro me ha gustado no puedo dejar por fuera la edición.

No solo por hablar de las portadas, cuyos colores me han encantado, también el trabajo de ilustración que hay en los libros. Creo que son un toque fresco que ayuda a aligerar la lectura y te facilita imaginar las situaciones o construir los personajes en tu cabeza.

No debería decir más. Solo que si buscas una lectura fresca con un toque diferente deberías darle una oportunidad a esta saga.

Yo he pasado un muy buen rato leyéndola y he desconectado por completo, al final creo que un buen libro es eso, uno que te hace desconectar y adentrarte en una aventura de la que no quieres salir.

 

Y tú… ¿Has leído estos libros? ¿Qué historia de Brandon Sanderson has disfrutado más? No olvides dejar tu comentario y compartir tu opinión.

¿Estás aburriendo al lector? 5 estereotipos que debes evitar

Debo admitir que tengo mucho tiempo dando vueltas para escribir este post. No terminaba de animarme porque pretendía darle prioridad a otros temas que creo que necesita el blog, pero en vista de que he pasado por una mala racha de lecturas, me convencí de que era necesario hablar de esto.

Sí, estoy en uno de esos momentos en los que mis últimas lecturas no me han entusiasmado demasiado.

Cuando un libro no termina de engancharme, suele salir esa vena escritora que empieza a ver fallos o cosas que no terminan de gustarme. Es este terrible momento en el que definitivamente el libro no me gusta y me planteo si merece la pena seguir con la lectura.

A veces no es que el libro no me guste, sencillamente prefiero pensar que no es para mí. Aunque siempre que vea estereotipos absurdos, o fallos graves en cuanto a la trama, los abandono.

Es habitual que como escritores caigamos en ciertos estereotipos. Por esto hago tanto hincapié a mis lectores cero para que me indiquen qué cosas les parecen cliché en la lectura.

Leo por placer, porque me gusta disfrutar con buenas historias. Y he decidido que todo libro debe tener un punto en el que plantearme si seguir o abandonar, no puedo obligarme a continuar lecturas que se convierten en un suplicio.

Así que sin más demora, procedo a hablar de esos errores o tópicos que odio encontrar cuando leo un libro.

La falsa sinopsis

Vale, esto no es un estereotipo, pero es un engaño que odio y que no me parece justo con el lector.

Parecerá absurdo pero he caído en este punto un sinfín de veces. No soy de detenerme a mirar demasiado las sinopsis, echo un vistazo muy rápido y superficial intentando no descubrir demasiado de la historia.

Lo que me molesta  es que la sinopsis te pinte un libro de aventuras y fantasía y termine siendo una historia de romance.

Cuando busco una historia es porque realmente me apetece leer algo con ciertos elementos, aventura, ciencia ficción, romance. Lo que me molesta y me saca de mi cordura, es que me prometan algo que no piensan cumplir, y aquí vienen las malas puntuaciones o las reseñas negativas.

Vale, algunos me dirán que exagero y la verdad es que no.

En lo personal no me considero una persona muy entusiasta del género romántico. Tampoco me molesta que una historia de fantasía tenga romance, lo veo en casi todos los libros. Lo que me parece excesivo es que toda la trama gire en torno al romance cuando me has prometido otra cosa.

Dejo el ejemplo del romance porque me acaba de pasar con un libro.

Y con esto quiero aclarar que no me molesta el género, pero si busco fantasía, es lo que quiero encontrar, y cuando me apetezca romance me aventuró a buscar algo del género.

No prometas algo que no pretendes cumplir.

Personajes perfectos, muy guapos e inteligentes

No hay cosa que me moleste más que el uso excesivo de personajes guapos, altos, rubios y muy perfectos.

No sé, creo que en la vida real la perfección es algo muy subjetivo, pero no me gusta encontrarme libros en los que no se deja de hablar de lo perfecto y musculoso que es tal chico.

Esto suelo verlo mucho en los libros narrados en primera persona. Al ser una narración bastante subjetiva, no dudan en dejarnos ver lo guapo que es un chico o una chica.

Está bien que un chico sea guapo, lo que no está bien es que lo repitan doscientas veces. Especialmente me choca cuando el narrador no deja de decirlo en circunstancias en las que creo no sería normal pensar en lo guapo que es alguien.

Diré un ejemplo, y me viene a la cabeza porque terminé una lectura en la que esto estaba presente.

Narra una chica, nos ha dicho muchas veces que el muchacho que le gusta es muy guapo. Acaba de ser asesinada su mejor amiga, y cuando ve que él llega insiste en repetir lo atractivo que se ve con sus vaqueros ajustados.

Creo que hay momentos para todo, cuando escribimos debemos entender las circunstancias y hacer que la situación sea verosímil.  No me creo que recibiendo una noticia tan fuerte como esa, solo seas capaz de pensar en lo atractivo que se ve alguien.

Personajes femeninos de adorno

Parece absurdo tener que hacer énfasis en este tema. Sí, es de sorprenderse seguir encontrando personajes femeninos de adorno, sin fuerza y que parecen tener una función decorativa en la historia.

No, no y no.

Crear un personaje femenino es exactamente igual que crear uno masculino. No tienes que pensar que las mujeres solo piensan en vestidos, en ir a bailes o parecer frágiles.

Me temo que el estereotipo de damisela en apuros ya está bastante gastado, y puedo asegurarte que no funciona en la historia.

El lector quiere encontrar protagonistas fuertes, mujeres que enfrentan sus miedos, que dudan y no se limitan a esperar ser rescatadas.

Esos libros con personajes femeninos que no cumplan una función, me aburren. Soy muy entusiasta de las historias con personajes femeninos valientes, y estas son las lecturas que busco.

 

Instalove

Chico conoce a chica, la encuentra atractiva, interesante… y se enamora.

En serio no te puedes imaginar las veces que encuentro esta premisa en libros.

Conocer a una persona y que te guste no hace que te enamores de ella. La palabra amor es muy fuerte como para usarla sin más, creo que el amor debe darse en diversas condiciones, y una de ellas no es un día o dos.

Creo que los autores necesitamos diferenciar entre atracción o deseo y amor. Son conceptos distintos, y que escribas para un público joven debería obligarte a estudiar esas diferencias.

Este es uno de los errores que más odio encontrar, en cuanto veo personajes que apenas han intercambiado palabra y ya utilizan la palabra amor, me entran ganas de arrojar el libro por la ventana.

Creo en las historias de amor de verdad, en las que no es solo cosa de dos días, en las que se habla de emociones, sentimientos y no solo atracción física.

Muchos cabos sueltos

Odio cuando el autor suelta cosas como para hacer más interesante la historia y luego no tienen relevancia.

Esto me molestó mucho en una lectura reciente, El palacio de Petko. Los autores se esforzaron en dejar un sinfín de pistas que no llegaron a resolverse nunca, y que además no aportaban nada a la historia, más que páginas de relleno.

Creo que toda información debe tener una función. Ya sea conocer o comprender a un personaje, aportar algo a una situación o circunstancia.

Lo que no debe ser es que te suelten claves a diestra y siniestra que luego no tengan ninguna relevancia.

 

Estos son algunos de esos errores básicos que odio encontrar cuando leo un libro. Algunos me molestan más que otros,  creo que en lugar de aportar algo a la historia solo consiguen restar y hacer que el lector se aburra.

Al menos en mi opinión, cualquiera de estos aspectos me echa para atrás y no me permite engancharme al libro.

 

Y tú… ¿Qué otra cosa añadirías a la lista? ¿Qué es lo que te impide engancharte a un libro cuando lees? No dudes en comentar y dejar tu opinión.

 

Descubriendo a una autora: Madeleine L’Engle

Volvemos con una sección que ha tenido bastante alcance en el blog, y es que pretendo dar mayor visibilidad a las autoras en este pequeño espacio.

Esta vez ha llegado la ocasión de conocer a unas de las escritoras más prolíficas de la literatura juvenil en Estados Unidos, Madeleine L’Engle.

Sí, escogí a Madeleine L’Engle porque acabo de leer Una arruga en el tiempo, y gracias a una maravillosa nota de editor, además de la obra en general, he descubierto a una autora que con su obra me robó el corazón.

Madeleine L’Engle nos plantea una visión diferente de las cosas, mezcla realidad y fantasía.

Me niego a pensar que los libros de esta autora se olvidarán con el paso del tiempo, y me sorprende que antes de conseguir el libro, había escuchado muy pocas veces el nombre de Madeleine L’Engle. Es importante rescatar el legado de escritoras que tienen tanto peso en la literatura, y luchar para que sus obras sean leídas y recordadas.

No podemos dejar que se les haga a un lado y que su legado permanezca ajeno a quienes disfrutamos de leer historias, especialmente si te gusta la fantasía y las novelas de aventuras, creo que deberías darle una oportunidad a los libros de esta mujer, porque en mi opinión ha sido una grata sorpresa.

 

 Madeleine L’Engle, escritora de literatura juvenil

La autora nacida en New York en 1918 ha sido una de las escritoras más originales y adelantadas de su tiempo. Sus novelas son frescas, divertidas y al mismo tiempo, están dotadas de complejidad y personajes redondos con los que el lector fácilmente se siente identificado.

Uno de los elementos más curiosos de sus obras, es la mezcla de ciencia ficción, fantasía y espiritualidad. Abarca conceptos como la luz y oscuridad, el amor o la apatía.

La autora sufrió grandes dificultades para ver sus obras publicadas.

Una arruga en el tiempo fue rechazada en trece ocasiones antes de ser publicada en 1962.

En distintas ocasiones sus editores intentaron advertirle de que su libro trataba de una historia bastante compleja y que no tuviese grandes expectativas, a lo que la autora reflexionó que no es que la historia fuese demasiado compleja para niños, era compleja para los adultos.

A pesar de lo poco que se creía en la obra de la autora, Madeleine terminó por sorprender a todos al recibir el premio Newbery Medal en 1963, también fue finalista del Has Christian Anderson Award en 1964, y en 1965 fue reconocida con el Lewis Carroll Shelf Award.

Los libros de Madeleine L’Engle continúan vigentes sin importar el paso del tiempo.

Su obra se caracteriza por personajes en edad adolescente con diálogos propios de la edad, y un pensamiento muy profundo. Otro elemento que ha caracterizado su obra, es el carácter religioso que vemos en ella. Esto último ha sido muy criticado por su concepto de espiritualización, y en algunas ocasiones el libro ha sido prohibido y censurado.

 

Una arruga en el tiempo

Una arruga en el tiempo es una novela divertida, ágil con un planteamiento complejo que te lleva de la mano de sus protagonistas en una aventura maravillosa que no podrás olvidar.

La historia va sobre Meg y su pequeño hermano, Charles Wallace, y un viaje fantástico que emprenderán en busca de su padre. Decirlo de esta manera se queda muy corto, básicamente es Meg la protagonista de esta historia, y quien nos cuenta los acontecimientos. Seremos testigos de sus miedos, sentimientos y esa manera tan peculiar que tiene la chica para describir las cosas que la rodean.

Meg es un personaje fuerte y en mi opinión, una heroína. Debe enfrentar cada dificultad y traba, ponerse a prueba y desafiar sus límites, por lo que su evolución a lo largo del libro es brutal.

Vale decir que Meg es una chica diferente, al menos así se percibe ella, siente que no encaja con los chicos del colegio, y no logra relacionarse con ellos. Es su hermano pequeño, Charles, un punto fuerte a su favor, puesto que es el único que logra comprenderla.

Una arruga en el tiempo es la historia de tres chicos que sufren complejos al sentirse un poco inadaptados al mundo en el que viven. Son personajes redondos que sufren una evolución, y que la buena pluma de Madeleine L’Engle ha dotado de matices para que el lector pueda sentirse identificado con ellos.

Charles Wallace ha sido uno de los personajes que más me ha gustado. Es un niño a quien la gente del pueblo toma por retrasado, dado que no habla demasiado.

La realidad es que Charles es un niño prodigio, y solo con cuatro años piensa y razona mejor que la mayoría de los adultos. Este personaje posee una sensibilidad y una percepción que le permite ver más allá y no juzgar por las apariencias.

Además de nuestros tres protagonistas, nos encontraremos con tres señoras misteriosas, que resultan ser bastante curiosas. La señora Qué, la señora Cuál y la señora Quién, son estas tres mujeres las encargadas de llevar a los protagonistas hasta otros mundos, siendo las desencadenantes de una aventura que tiene por finalidad rescatar al padre de Meg y Charles.

Una arruga en el tiempo, se diferencia de otras novelas porque en su trama aparecen conceptos manejados por la física cuántica, que se creía sería demasiado complejo para el público juvenil.

Ha sido un libro que disfruté de principio a fin y que recomiendo a todos los amantes de la literatura fantástica, no solo por la riqueza narrativa y los elementos que la autora incorpora, también porque te aseguro te perderás entre sus páginas, y te encantará embarcarte en una aventura como esta.

 

Si quieres ver la reseña completa de este libro, no dudes en hacer clic aquí.

 

Sin lugar a dudas la obra de Madeleine L’Engle es un clásico que estoy convencida disfrutarás. Además de Una arruga en el tiempo, la autora cuenta con obras como Camila, A Swiftly Tilting Planet y An Acceptable Time.

 

Y tú… ¿Conocías a Madeleine L’Engle? ¿Has leído Una arruga en el tiempo? No dudes en dejar tu comentario y compartir tu opinión con todos nosotros.

 

¿Eres escritor de mapa o brújula?

Muchos me han preguntado por mi organización al momento de escribir, si soy una persona que se rige por una planificación, o si por el contrario espero a que las musas me inspiren y doy rienda suelta a mi imaginación.

Al pensar en esto me di cuenta que nunca había hablado en el blog del escritor de mapa o brújula, y creo que era momento de dejarlo caer por aquí. Especialmente para explicar qué tipo de método me rige al momento de escribir.

Hay escritores que solo se dejan llevar por la inspiración y en el proceso de creación la planificación es mínima, por otro lado tenemos otros escritores que al contrario, se esfuerzan en planificar cada detalle de la historia.

Hacía mucho tiempo que quería hablar de los tipos de escritores y creo que este es el momento ideal.

Antes de adentrarnos en cada uno de ellos, quiero decir que no considero que pertenecer a uno sea excluyente. Es decir, me considero escritora de brújula, cuando una idea viene a mi cabeza, me aferro a ella y dejo que me vaya guiando. Normalmente, sé a qué punto quiero llegar, aunque no siempre sé cómo.

Con esto quiero decir que aunque me dejo guiar por la inspiración, hay ocasiones en las que me detengo a estructurar algunas tramas o terminar de esbozar algunos personajes. Esto lo hago especialmente porque escribo fantasía y me invento los mundos, quiero dejar esas ideas o pequeños esquemas para no cometer errores o fallos conforme avanza la historia.

Eso en cuanto a mi experiencia, a continuación hablaré del escritor de mapa o brújula y traeré algunos casos conocidos por muchos.

 

El escritor de mapa

El escritor de mapa se caracteriza por planificar todo antes de comenzar a escribir la historia. Generalmente realiza esquemas de los capítulos y las tramas, también tiene una estructura detallada de los acontecimientos, fichas de personajes y giros argumentales.

Antes de escribir la historia sabe muy bien por donde irá.

Esto en cierta forma le da cierta ventaja, puesto que es más sencillo enfrentar un bloqueo creativo si ya tienes la historia en mente.

Ser escritor de mapa te ayuda a controlar las tramas y subtramas, al tenerlas estructuradas, te aseguras de no dejar cabos sueltos, además de que al tener un visión tan general de tu historia, tendrás un mayor conocimiento de las partes que fallen, lo que al momento de corregir te resultará más sencillo puesto que ya sabes los puntos que necesitas mejorar o potenciar.

La principal ventaja que le veo a ser escritor de mapa es al momento del worldbuilding.

Muchas veces por no tener claro ese punto al que quiero llegar, por ejemplo al momento de crear un sistema de magia, tiendo a retroceder en la historia para corregir esos fallos.

Esto me retrasa muchísimo, y puede que si no lo haces del todo bien, te dejes cosas para la corrección. En lo personal, no me gusta dejarme todo para la corrección, prefiero tener el manuscrito bastante limpio para trabajar sobre esto. En ocasiones prefiero retroceder y mejorar esas cosas que creo que no están bien, a dejarlas para el final.

Y digo el worldbuilding porque crear un mundo guiándote solo por las musas debe ser muy complicado (a menos de que seas George R. R. Martín). Ser escritor de mapa o brújula no debe limitarte al momento de crear tu mundo, lo recomendable es hacer aquello que te resulte mejor.

Yo siempre tengo a mano una libreta con una estructura muy simple del mundo de mi historia. Pero esto no me limita, conforme me dejo llevar por las musas, voy mejorando y añadiendo cosas, es principalmente por esto, que no me considero 100% una escritora de brújula.

J. K Rowling, autora de Harry Potter, ha dicho que planificó cada novela de la saga capítulo por capítulo. Tenía una estructura detallada de las cosas que pasarían, las escenas y los personajes que aparecerían. De hecho, creo que incluso se permitió publicar algunos de estos esquemas en internet.

 

Escritor de brújula

El escritor de brújula, por decirlo de alguna manera, va un poco a ciegas. Se deja llevar por su intuición, por la inspiración y no suele detenerse en la planificación.

Este perfil se caracteriza por no poner trabas a su imaginación, simplemente escribe cuando las musas llegan y no se detiene a planificar tramas o argumentos en la historia.

Creo que una de las mayores ventajas que tiene el escritor de brújula es que no pone límites a su imaginación, al no tener una estructura, puede llevar la historia por donde prefiera sin tener ningún tipo de limitación.

Esto también puede suponer un problema. Al momento de enfrentar un bloqueo creativo, no sabes qué líneas debe seguir tu historia y será más complicado continuar escribiendo.

Tenemos el caso de un autor que ha edificado un mundo absolutamente rico en detalles y que se considera de brújula, George R. R. Martin, autor de Canción de hielo y fuego, (si no lo has leído, puedes ver este vídeo genial en el que te explico mis razones para disfrutar de estos libros) se considera un autor más de brújula que de mapa.

Me sorprende que George R. R. Martin sea un escritor de brújula, y lo digo porque teniendo en cuenta todos los detalles y las tramas que tienen sus libros, lleva un inmenso trabajo detrás.

 

Mi experiencia

Debo admitir que cuando una idea surge me lanzo a escribirla. No me detengo a planificar o pensar demasiado por dónde irá la trama, aunque es cierto que tengo una libreta a mano en la que voy tomando notas de los personajes y de las ideas que se me ocurren para los siguientes capítulos.

Me pasa con mucha frecuencia que al llevar cierta cantidad de páginas me veo en la necesidad de detenerme y empezar a estructurar mejor lo que llevo. Es decir, tomo nota de los personajes y suelo dibujar un mapa para saber en qué punto están, aunque no tenga claro hacia dónde llegarán, esto me ayuda mucho al momento de hilar las tramas.

También me resulta práctico porque gracias a esas notas tengo en claro el perfil de los personajes, así evito incongruencias y tengo en cuenta su personalidad, es una manera efectiva de hacer que el personaje actúe conforme sus motivaciones y objetivos.

Creo que no hay un escritor que responda 100% a mapa o brújula, aunque tiendas a dejarte llevar por la inspiración es normal que te detengas a estructurar, al igual que el escritor de mapa puede dejarse llevar por la inspiración en ocasiones.

Y tú… ¿Te dejas llevar más por las musas o te detienes antes de empezar para planificar al detalle? ¿Te consideras un escritor de mapa o de brújula? No olvides dejar tu comentario y compartir tu opinión.