4 razones por las que no eres un buen escritor

No nos queda más remedio que admitirlo. La única piedra que solemos conseguir en el camino somos nosotros mismos.

En la literatura no es muy diferente, y con frecuencia nos encontraremos con aquellas excusas que hemos levantado para justificar que no somos buenos escritores.

Por ahí dicen que el buen escritor se hace y no nace. Yo creo que esto podría estar cerca de la realidad. Sí, es cierto que existen escritores con una capacidad innata para escribir, pero también es cierto que la práctica hace al maestro, y quien no se reinventa y aprende, se queda en el camino.

Todos los artistas creemos en el talento, y la verdad es que para que este brille necesitas buscar mejorar cada día.

Y cabe recordar que el camino para ser un buen escritor es largo y en ocasiones parece interminable. Por esto es imprescindible que conozcamos esos fallos o puntos débiles en los que necesitamos trabajar.

Identificarlos es solo el primer paso a la sinceridad, y verás que todo empieza a cobrar forma ante tus ojos.

Lo sé, todos añoramos convertirnos en un escritor maravilloso y que nuestras obras sean recordadas y aclamadas. Vale, solo que a veces nos dejamos llevar por ese gusanito interno que nos guía por otro camino, y aunque creemos que estamos en proceso de ser un buen escritor, puede que nos estemos desviando y alejando de nuestros objetivos.

Es por esto que decidí escribir este maravilloso post (vale, menos flores) en las que explico las 5 razones por las que no somos ese escritor en el que nos queremos convertir:

Te quedas en las excusas y las ideas te abandonan

Sí, incluso yo me dejo llevar por este terrible error. Estamos en una constante búsqueda de inspiración, y muchas veces, la anhelamos de tal manera que nunca llega.

tumblr_o36bl71o3e1us4m1bo1_1280Las excusas son el primer error al que estamos destinados los escritores.

“No soy bueno”… “Esto no funciona”… “No tengo tiempo”…

Podría llenar páginas enteras con todas las excusas que he escuchado. Nunca nos faltaran motivos para no empezar o incluso para no terminar. Sí, porque hay muchos que su problema no es empezar, incluso lo hacen con sorprendente facilidad, pero cuando de terminar las historias se trata, las abandonan resguardados por un millón de excusas.

Si esperas a que todas las condiciones estén a tu favor y encontrar el tiempo y la comodidad soñada, nunca empezarás. Abandona las excusas y ponte a escribir.

Por supuesto, no quiero emitir ningún juicio, hay personas que tienen razones de peso, y más que excusas, son motivos por los que no es tan sencillo dedicarse a escribir. Y aquí juega un papel determinante la sinceridad, ser capaces de admitir cuando las excusas son solo eso, excusas.

No tener un espacio o tiempo no debe ser una de las limitaciones. Yo no tengo un lugar ideal en el que escribo, de hecho, voy moviéndome por toda la casa, mi vecina escucha música durante todo el día a un volumen que hasta en la calle se enteran, y en lo personal me cuesta mucho concentrarme si Romeo Santos vocifera por todo el lugar, así que me voy cambiando constantemente donde el sonido no me moleste.

Es clave adaptarnos a las circunstancias. Si quieres ser un buen escritor es momento de abandonar esas falsas excusas y dedicarte a la página en blanco. Con el tiempo verás que las excusas son menos.

No lees o investigas lo suficiente

e3bff2edce8d629ede04891f045df47dA diario conozco escritores que me dicen “quiero dedicarme a escribir ciencia ficción, pero nunca he leído una novela del género”. Es cierto que hay escritores que consiguen cambiar un género y apenas han indagado en él. Pero si sientes que no logras avanzar en tu historia, y no conoces del tema, probablemente sea momento de cambiar la técnica.

Es necesario leer a otros autores, estudiar y conocer qué hacen, en la escritura siempre podrás reinventarte y para esto necesitas leer.

Siempre he creído que leer inspira y te ayuda a despejar la mente. Al menos en mi caso la lectura es terapia y una forma de distraerme y divertirme. Por eso leer te ayudará a tener otros enfoques, y valorar tu trabajo de otra manera.

Al igual que la investigación o documentación antes de escribir resulta fundamental. No puedes aventurarte a escribir una novela histórica sobre las cruzadas cuando no tienes casi información al respecto.

Es terrible subestimar a tus lectores, y jugar con ellos es un error que te puede costar muy caro. Aunque conozcas un tema, o creas conocerlo, es recomendable que indagues e investigues, necesitas documentarte y entender el entorno de tu historia.

 

Creer que tienes un don divino y no buscas mejorar

Sí, este estereotipo es un tanto más común de lo que creemos. Suelo verlo por las redes sociales, se pavonea y presume de sus enormes cualidades, o mejor dicho, es cerrado a la crítica y cree que los demás le pueden aportar poco.

Error, y grave.

Escribir puedes ser una cualidad para la que algunos tengan más talento que otros. No por ello vamos a pensar que no podemos aprender nada de los demás, nos negamos a evaluar nuestro trabajo y no estamos dispuestos a aprender.

Para ser un buen escritor necesitas más práctica y esfuerzo que talento. Los libros no se escriben solos, y por muy genio que seas, necesitas mejorar constantemente, y para ello necesitas escribir, escribir y escribir. Debes conocer tus desaciertos para corregirlos, porque todos tenemos errores, y lo importante es saber mejorar.

No te atreves a mostrar tus escritos

imagen-sin-tituloYa sea por vergüenza, porque consideras que no son suficientemente buenos o temes a la crítica. Este miedo debe quedar sepultado en el fondo de tu armario.

¿Qué necesita un escritor? Muy fácil, lectores, y para tener lectores debes mostrar tu trabajo.

No siempre será sencillo, y es normal sentir miedo. La opinión y la crítica es parte de la vida de cualquier artista, así que mejor que te acostumbres y te sientas cómodo respecto a ella.

Entiendo que muchas veces no queremos enseñar nuestros escritos porque no los consideramos suficientemente buenos, o porque aún quedan cosas que pulir. Nada de lo que escribas será perfecto, y lo que hoy consideres que lo es, en un tiempo no lo verás así.

Es una ley en la vida que dice que evolucionamos y nuestro trabajo también. Así que pierde el miedo y atrévete a mostrar tus historias, busca opiniones y fomenta el debate, puedes aprender mucho de tus lectores.

Todos los escritores tenemos aciertos y desaciertos, lo importante es buscar lo que nos funciona mejor y perder el miedo.

Y tú… ¿Te sientes identificado con alguna de estas razones? No dudes compartir tu experiencia en los comentarios.