Alas de fuego

El aleteo constante enturbiaba el tosco silencio que acampaba en el tenue bosque del ayer. El fuego se extendía a lo largo y vasto de aquellas colinas cenicientas, esas en las que el olvido susurraba a cuestas, en las que las largas noches de nieve sucumbían al calor de sus anchos colmillos, desterrando las viejas…